Dona hoy

Uber y Cornershop responden a la emergencia alimentaria

Distintas agencias gubernamentales así como analistas y organizaciones sin fines de lucro han advertido que el aumento de los precios de los alimentos se está traduciendo en más hambre y desnutrición, especialmente para las familias pobres que ya luchan contra las otras consecuencias económicas por el confinamiento y la crisis sanitaria.

Hay distintos factores que pueden influir en la relación de las personas con los alimentos, pero estadísticamente el más importante es uno: el dinero.

El aumento ha sido particularmente pronunciado en América Latina, donde la inflación generalizada ha elevado los precios de la mayoría de los bienes y la ONU estima que decenas de millones de personas están desnutridas o se saltan comidas. En México, un país que ya luchaba con una alta prevalencia de hambre y desnutrición, el daño causado por el aumento de los precios de los alimentos puede ser más profundo y duradero.

los más pobres enfrentaron una reducción más fuerte de sus ingresos al mismo tiempo que son quienes más proporción de su ingreso destinan a la alimentación

Hay distintos factores que pueden influir en la relación de las personas con los alimentos, pero estadísticamente el más importante es uno: el dinero. Durante 2020, cerca del 60% de los mexicanos entró en alguno de los niveles de inseguridad alimentaria. Para cada uno de estos hogares se vive de manera diferente: puede significar verse obligado a elegir entre gastar dinero en el súper o gastarlo en servicios básicos como electricidad o agua; puede significar depender de los programas de almuerzos escolares para alimentar a sus hijos con al menos una comida al día, sin tener la certeza de si habrá alimentos para las otras dos comidas.

a alimentación como fenómeno colectivo refleja las desigualdades y los retos del sistema alimentario para erradicar el hambre

Según cifras de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2020 sobre Covid-19 del INSP, el incremento en el nivel de inseguridad alimentaria en México se dio principalmente en los estratos socioeconómicos más bajos por dos razones fundamentales: los más pobres enfrentaron una reducción más fuerte de sus ingresos al mismo tiempo que son quienes más proporción de su ingreso destinan a la alimentación.

La alimentación como fenómeno colectivo refleja las desigualdades y los retos del sistema alimentario para erradicar el hambre. En un esfuerzo por ayudar a combatir la inseguridad alimentaria Uber, Uber Eats y Cornershop promueven y participan con Alimento Para Todos en la prevención del hambre e inseguridad alimentaria en nuestras comunidades.

Uber y Cornershop han dado un paso al frente para responder a la urgencia y participar en el despliegue de intervenciones de seguridad alimentaria

Creemos que la manifestación de las complejas inequidades no sólo del acceso a los alimentos, sino también la difícil ruta que algunos productores tienen que transitar para poder vender, es una oportunidad para reconocer el papel que ciudadanos, organizaciones e instituciones pueden desempeñar en la construcción de un sistema alimentario robusto, sostenible e incluyente.

A partir de los esfuerzos coordinados para el acopio de alimentos y su distribución a los hogares vulnerables a la inseguridad alimentaria, Uber y Cornershop han dado un paso al frente para responder a la urgencia y participar en el despliegue de intervenciones de seguridad alimentaria y bienestar.

El compromiso de nuestros aliados significa más de lo que se puede expresar en números; el resultado de su colaboración se expresa en la oportunidad que miles de beneficiarios tienen para acceder a una alimentación digna y todo lo que esto conlleva para su calidad de vida.

Deja un comentario