Aleatica y Alimento Para Todos

Juntos Alimentamos Vidas

Nuestros sistemas alimentarios pueden convertirse en una poderosa fuerza que contribuya a acabar con el hambre y la malnutrición, si se transforman.

A partir de la colaboración con la sociedad organizada es posible fomentar un sistema alimentario que promueva el acceso a una alimentación digna para todos.

La seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria consiste en tener acceso constante y confiable a alimentos nutritivos y seguros.

Técnicamente, estamos produciendo suficientes alimentos para alimentar a toda la población mundial, pero millones están desnutridos. La seguridad alimentaria está fuertemente influenciada por intrincados factores sociales, culturales, políticos, económicos y ambientales. La seguridad alimentaria puede verse alterada por muchas cosas, como el cambio climático, el desempoderamiento, la pobreza, los desastres naturales y los conflictos.

Nos importa la alimentación

El acceso a los alimentos es una necesidad básica y debe tratarse como un derecho humano, dando prioridad a los más vulnerables. Además de la nutrición, la seguridad alimentaria está vinculada a la estabilidad económica, la salud a largo plazo, el empoderamiento de las mujeres y el medio ambiente.

En colaboración con Alimento Para Todos, un banco de alimentos mexicano que durante 2020 asistió a 135,283 personas, desplegamos dispositivos de acceso a la alimentación a partir de la distribución de paquetes alimenticios a las comunidades que lo necesitan.

Todos tenemos un ROL para evitar el desperdicio de alimentos

Adopte una dieta más saludable y sostenible

Consuma más vegetales y granos como el amaranto o la quinoa.

Compre Sólo lo que necesite

Planifique sus comidas. Haga una lista de compras y cúmplala. ¡No solo desperdiciará menos comida, sino que también ahorrará dinero!

Almacene la comida de forma Inteligente

Mueva los productos más antiguos al frente en su refrigerador y los nuevos al fondo. Utilice contenedores adecuados.

Comparta

Done los alimentos excedentes que posiblemente ya no utilizará. Comparta con otros la comida que de otro modo se desperdiciaría.

apoye a los productores locales

Al comprar productos locales ayuda a combatir la contaminación y el desperdicio reduciendo las distancias de entrega.

Comprenda el etiquetado de los alimentos

Existe una gran diferencia entre fechas de «consumo preferente» y de «caducidad». A veces, los alimentos aún son seguros para comer después de la fecha de «consumo preferente», mientras que la fecha de «caducidad» indica cuándo ya no son seguros para comer.