El tiempo de actuar es ahora

El mundo se encuentra en un lugar muy diferente al de hace seis años cuando las naciones se comprometieron con el objetivo de acabar con el hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición para 2030.

En ese momento, éramos optimistas de que con enfoques transformadores, el progreso pasado podría acelerarse, a escala, para encaminarnos hacia el logro de dicho objetivo, sin embargo, las experiencias de los últimos cuatro años han revelado una realidad diferente.

Los conflictos, la variabilidad y extremos climáticos, así como las desaceleraciones y recesiones económicas son los principales factores que ralentizan el progreso, en particular donde la desigualdad es alta. La pandemia de COVID-19 hizo que el camino hacia la erradicación del hambre fuese aún más desafiante.

Entonces, si el mundo se encuentra en una coyuntura crítica, ¿dónde nos encontramos ahora? ¿Y qué se puede hacer para ayudarnos a avanzar mejor y encaminarnos hacia el logro del Hambre Cero?

En 2020, entre 720 y 811 millones de personas sufrieron hambre

El número de personas en el mundo afectadas por el hambre aumentó en 2020 bajo la sombra de la pandemia COVID-19. Después de permanecer prácticamente sin cambios de 2014 a 2019, la prevalencia de la desnutrición aumentó a alrededor del 9.9% en 2020, desde el 8.4% del año anterior.

En términos de población, teniendo en cuenta la incertidumbre estadística, se estima que entre 720 y 811 millones de personas en el mundo se enfrentaron al hambre en 2020.

Necesitamos acciones audaces

Alrededor de 660 millones de personas pueden enfrentar hambre en 2030, en parte debido a los efectos duraderos de la pandemia por COVID-19 en la seguridad alimentaria mundial: 30 millones de personas más que en un escenario en el que la pandemia no hubiera ocurrido.

A menos que se tomen medidas audaces para acelerar el progreso, especialmente acciones para abordar los principales impulsores de la inseguridad alimentaria y la desnutrición y las desigualdades que afectan el acceso de millones de personas a los alimentos, el hambre no se erradicará para 2030.

Más allá del hambre, casi una de cada tres personas no tuvo acceso a una alimentación adecuada en 2020

Si bien la prevalencia mundial de la inseguridad alimentaria moderada o grave ha aumentado lentamente desde 2014, el aumento estimado en 2020 fue igual al de los cinco años anteriores combinados.

Casi una de cada tres personas en el mundo (2.370 millones) no tuvo acceso a una alimentación adecuada en 2020, lo que representa un aumento de casi 320 millones de personas en solo un año.

Las dietas saludables están fuera del alcance de 3000 millones de personas

El alto costo de las dietas saludables, junto con los altos niveles persistentes de desigualdad de ingresos, puso las dietas saludables fuera del alcance de alrededor de 3.000 millones de personas, especialmente los pobres, en todas las regiones del mundo en 2019.

Este número es ligeramente menor que en 2017 y probablemente aumentará en la mayoría de las regiones en 2020 debido a la pandemia de COVID-19.

Cambiar a dietas saludables que incluyan consideraciones de sostenibilidad puede contribuir a reducir los costos de salud y cambio climático para 2030, porque los costos ocultos de estas dietas son menores en comparación con los de los patrones de consumo actuales.

Bajo la sombra de la COVID-19

Lamentablemente, la pandemia sigue exponiendo las debilidades de nuestros sistemas alimentarios, que amenazan la seguridad alimentaria y la nutrición de millones de personas en todo el mundo.

Además, los esfuerzos para erradicar la desnutrición en todas sus formas se han visto desafiados por las interrupciones en las intervenciones nutricionales esenciales y los impactos negativos en los patrones dietéticos durante la pandemia de COVID-19. Esto es particularmente preocupante, ya que la desnutrición en las primeras etapas de la vida puede tener efectos duraderos en la salud y la productividad. Se necesitan acciones urgentes para garantizar el acceso a dietas saludables asequibles para todos.

El camino a seguir: la transformación del sistema alimentario

Cuando se transforman con mayor resiliencia a los principales impulsores, incluidos los conflictos, la variabilidad y los extremos climáticos, y las desaceleraciones y recesiones económicas, los sistemas alimentarios pueden proporcionar dietas saludables asequibles que sean sostenibles e inclusivas, y convertirse en una poderosa fuerza impulsora para acabar con el hambre, la inseguridad alimentaria y la desnutrición en todas sus formas, para todos.

Dependiendo del contexto, hay seis caminos a seguir hacia la transformación de los sistemas alimentarios:

  • Integración de políticas humanitarias, de desarrollo y de consolidación de la paz en zonas afectadas por conflictos.
  • Ampliación de la resiliencia climática en los sistemas alimentarios.
  • Fortalecimiento de la resiliencia de los más vulnerables a la adversidad económica.
  • Intervenir en las cadenas de suministro de alimentos para reducir el costo de los alimentos nutritivos.
  • Abordar la pobreza y las desigualdades estructurales, asegurando que las intervenciones sean favorables a los pobres e inclusivas.
  • Fortalecer los entornos alimentarios y cambiar el comportamiento de los consumidores para promover patrones dietéticos con impactos positivos en la salud humana y el medio ambiente.

El papel de Alimento Para Todos

Desde hace más de dos décadas y media, Alimento Para Todos ha funcionado como un agente de resiliencia de nuestros sistema alimentario a partir del rescate de alimentos en el centro de distribución de productos comestibles más grande del mundo.

A partir de actividades de procuración, rescate y redistribución de alimentos, la Institución ha sido capaz de desplegar de forma constante y expansiva dispositivos de acceso a una alimentación digna parra miles de familias en nuestro entorno, sin embargo, durante el último año ha quedado especialmente clara la responsabilidad y el desafío que estas actividades conllevan.

Hoy en día, frente a las condiciones políticas, económicas y de salud que se desarrollan en el mundo, creemos que el compromiso por acabar con el hambre es más importante que nunca. Consideramos que sería inaceptable detener el progreso logrado hasta ahora, así como abandonar a aquellos que de otra manera probablemente verían sus despensas vacías, es por eso que hacemos un llamado a todos los participantes del sistema alimentario a reconocer la urgencia de terminar con el hambre y actuar en consecuencia, priorizando un futuro en el que podamos garantizar alimentos suficientes para todos.